Área Técnica

Personal técnico de la Brigada de Incendios Forestales elabora diariamente un Índice de peligro, ésta es una metodología que permite anticipar, de producirse un incendio rural, cuál será su comportamiento.

 

Es una herramienta imprescindible en la planificación para la prevención de incendios. En base a la información obtenida a través del índice de peligro se puede tomar una decisión anticipada de mayor asignación de recursos humanos y técnicos, de desplazamiento de las cuadrillas para que estén en la zona o de cuáles son las áreas donde es necesario efectuar una reducción de combustibles y el momento más adecuado para hacerlo.

 

Teniendo en cuenta que el estado del tiempo es un condicionante fundamental para la ocurrencia y comportamiento de un incendio rural, se trabaja diariamente en la observación y medición meteorológica, imprescindible para la elaboración posterior.

 

El Índice Meteorológico de Incendios (FWI) está compuesto por seis elementos: tres elementos primarios llamados códigos de humedad de la vegetación (FFMC, DMC Y DC), dos índices intermedios que representan la velocidad de propagación del fuego (ISI) y la cantidad de combustible disponible (BUI), y por último, el FWI, que representa en sí mismo la intensidad que tendría un incendio en un combustible estándar.

 

  • FFMC: indica en porcentaje el estado del combustible fino, cuanto más alto el porcentaje más seco está.
  • DMC: igual que el índice anterior indica el estado del combustible medio.
  • DC: igual que los anteriores indica el estado del combustible grueso.
  • ISI: Indica la velocidad de propagación.
  • FWI: Fire Weather Index – Índice Meteorológico de Peligro de Incendios.
  • BUI: Build Up Index – Índice de combustible disponible.

Actualmente el Área Técnica de la brigada Catamarqueña está compuesta por las técnicas Lorena Aráoz, Cyntia Pizarro y el Jefe de Área Carlos Zamora, ellos son los responsables, entre otras tareas, de reportar diariamente desde la base operativa, los datos meteorológicos, el Índice de Peligro y la detección de focos de calor en el territorio utilizando tecnología satelital de avanzada.

PRONÓSTICOS METEOROLÓGICOS PARA LAS CABECERAS DEPARTAMENTALES DE LA PROVINCIA DE CATAMARCA

ENLACES DE INTERÉS

Análisis de Riesgos

Los valores amenazados en nuestra provincia, se pueden determinar de acuerdo al criterio de evaluación que se haga de los recursos naturales.

Por ser esta una provincia ubicada en la Diagonal Árida Sudamericana, con un predominio de clima semiárido, con precipitaciones estivales, y un abastecimiento de agua de la población de origen pluvial, dependiendo de los montos de precipitaciones caídos en los veranos, el valor amenazado más importante es el elemento agua, tanto en lo que hace a cantidad como calidad.

Los incendios de zonas de pastizales afectan las cuencas en sus nacientes y por lo tanto tienden a provocar una variación de escorrentía e infiltración, que finalmente da como resultado la alteración de procesos hidrológicos y la distribución de cantidad de agua a lo largo del año.

Relacionado con la calidad la influencia es directa ya que los incendios terminan aumentando porcentajes de nitrógeno y fósforo en las aguas y por lo tanto alterando las condiciones de calidad de aguas embalsadas con el consiguiente riesgo de eutrofización.

Los problemas de incendios forestales se tornan en nuestra provincia muy graves, ya que deterioran el suelo, la vegetación, los nichos ecológicos, alteran el tiempo atmosférico local con el incremento de la temperatura, y la incorporación de humos, gases y cenizas a la atmósfera,  en una provincia con un 80 % de relieve montañoso,  en donde los signos de desertificación y aridez son muy  pronunciados, desencadenan el desplazamiento del material, la colmatación de embalses y la variación de condiciones de estabilidad de laderas en general.

Los incendios finalmente no solo provocan afectaciones en masas forestales y suelo, sino la biodiversidad presente en los ecosistemas, donde la fauna se ve sometida a daños que en muchos casos son irreparables y que requerirán de muchos años para lograr su recuperación y la presencia de nuevos nichos para garantizar sus condiciones de vida.

En nuestra provincia los factores de riesgo de incendios forestales deben enfocarse en el componente cultural histórico de las serranías cercanas con el objetivo de renovación de pasturas para la ganadería vacuna y caprina dividiéndose claramente en dos tipos de incendios:

                   

            •   Quema de pasturas de altura para rebrote.

            •   Quema de Chaguares, este para facilitar el acceso del ganado caprino.

 

Otro factor de riesgo en crecimiento abrupto es la quema de basurales, posibles focos de propagación en vegetaciones aledañas.

La quema de cordones y banquinas, donde en muchas oportunidades el fuego se extiende en forma rápida y de este modo se llega a la afectación de superficies importantes de campos. Se trabaja en este sentido en la concientización y en la necesidad de cumplimiento de las nuevas legislaciones relacionadas con estas actividades y que sin lugar a dudas requerirán de las Brigadas Forestales un esfuerzo para lograr los objetivos: un nuevo proceso de tratamiento y el aprovechamiento de la mayor parte de los productos que en general procedentes de podas.

Debe considerar, a su vez, el riesgo en el desconocimiento tanto de los que realizan quemas de pastizales y basurales del significado de los índices de peligrosidad al iniciar el evento ígneo como elemento preventivo para no originar focos de incendios no controlados.

Finalmente se debe asumir como un factor importante a tener presente, los altos índices que en general presenta la provincia en largos períodos anuales.

El máximo índice de riesgo para la provincia de Catamarca comprende el Segundo semestre (Julio a diciembre), este periodo ha variado un poco en los últimos años ocurriendo incendios durante todo el año, pero dando los mayores siniestros en el Segundo semestre.

Según las estadísticas el 90% de los incendios forestales de Catamarca son Intencionales, un 9% negligencia y un 1% accidentales.

De todos los combustibles existentes en nuestra Provincia, el combustible fino (pastizales) es el que mayor problemas causa, ya que su propagación es de rápida velocidad, su accesibilidad es dificultosa, dado que se encuentra a una altura importante en laderas y cumbres.