El Combate

SUPRESION

Se refiere a “La extinción de los incendios forestales que ocurren en un área dada” de acuerdo a la táctica y técnica que convenga según las características de la situación que se presente y también dependiendo de los recursos existentes y la programación establecida en la supresión.

 

PROCEDIMIENTOS PARA LA MOVILIZACIÓN

Desde la recepción del aviso de incendio hasta la salida de la fuerza de la supresión; el tiempo estimado en cada salida es de no ms de 10 minutos teniendo presente que los vehículos se encuentran en base. Ante a una denuncia de incendio forestal se realiza un monitoreo previo de la zona realizado por uno o dos brigadistas en motocicleta (el objetivo es evitar la movilización en caso de que sea falsa alarma).

 

ATAQUE INICIAL

El ataque inicial se realiza con una con una cuadrilla de 5 brigadistas y 1 jefe de cuadrilla, quien asume todas las responsabilidades del trabajo de contención, generalmente se controlan los incendios en su etapa inicial, ya que son reducidos en extensión, en caso de tomar dimensiones considerables y los trabajos son insuficientes se hace cargo el jefe de la Brigada.

 

ATAQUE AMPLIADO

El ataque ampliado se realiza cuando el incendio sobrepasa las tareas de la primera cuadrilla por diversos factores y se requiere mayor complejidad en la supresión. En nuestro caso se acciona conjuntamente a Defensa Civil, Bomberos Voluntarios, SAME y Policía de la Provincia para sostener los trabajos en la línea.

También se trabaja en conjunto con las municipalidades de las localidades afectadas y en algunos casos contamos con la colaboración del grupo especial Kuntur.

En casos de Incendios muy peligrosos donde quede expuesta la población, en condiciones muy adversas (altas temperaturas, Vientos y baja humedad relativa), se solicitará apoyo al Servicio Nacional de Manejo del Fuego.

 

LIQUIDACIÓN Y PATRULLAJE

Una vez circunscrito o controlado el incendio se realizan las guardias de cenizas respectivas, hasta declarar la extinción total.

Se han realizado guardias de cenizas, con la colaboración de Defensa Civil, Bomberos Voluntarios y Policía.

 

REPORTES DEL INCENDIO

  • Confección de planillas de denuncias: Allí se registran todos los llamados denunciando los focos activos, con datos del denunciante, lugar del siniestro, puntos de referencia, vegetación afectada y pasos a seguir hasta la salida del monitoreo o combate.

 

  • Confección de listado de brigadistas afectados al incendio: generalmente se registran los datos de los brigadistas, chofer, jefe de cuadrilla, vehículo y personal en base.

 

 

  • Confección del informe de cada incendio: Al finalizar se emite un informe al Director de la Brigada donde se detallan algunas características del incendio, tipo de trabajos realizados, herramientas utilizadas, vegetación y superficie afectada, organismos que colaboraron, material fotográfico del evento e imagen satelital.

 

  • Calculo de superficie afectada: Al regresar del incendio, el jefe de cuadrilla junto al Área Técnica, determinan satelitalmente el perímetro afectado, dicho dato se corrobora entre 24 y 72hs con imágenes satelitales actualizadas de la página https://eos.com/landviewer/?lat=-28.02592&lng=-65.70923&z=8 y la utilización del Programa Google Earth Pro.

HERRAMIENTAS PARA EL COMBATE

Si bien es posible recurrir a herramientas de uso agrícola o de diseño no estándar para tal fin, en la actualidad se dispone de herramientas especialmente diseñadas para estas tareas.

A continuación se enumeraran las herramientas más utilizadas por la brigada catamarqueña, dado el tipo de terreno en el que se combate.

 

HERRAMIENTAS MANUALES

1- Herramientas de zapa

En esta categoría se agrupan aquellas que como bien lo dice el titulo son de uso manual no mecanizadas y que están diseñadas para el combate de incendio, caracterizándose por ser:

  • Productivas y eficientes: máximo rendimiento con mínimo gasto de energía.
  • Versátiles: que puedan ser usadas para más de una función.
  • Livianas y portátiles: fáciles y seguras de transportar.
  • Durables: resistentes al desgaste y a golpes e impactos durante el uso.
  • Simples: tanto en su operación como en su preservación y mantenimiento.
  • Estandarizadas: fácilmente identificables por tener normalizadas sus características.
  • Económicas: deben presentar una relación costo beneficio, favorable.

Estas características permiten facilitar las tareas del Combatiente, considerando que generalmente se debe trasladar distancias grandes y que debe trabajar en condiciones rigurosas logrando eficacia en el combate.

 

En base a estas circunstancias se ha buscado mejorar el diseño y los componentes de las herramientas a utilizarse, sean estas manuales, mecanizadas (motosierras, desmalezadoras) o equipos de bombeo de agua; buscando un equilibrio que permita bajo peso con durabilidad y rendimiento, con fácil mantenimiento en el terreno.

Cómo funciona operativamente el sistema​

Primer nivel: Actuación jurisdiccional

Ante el primer ataque dentro de un territorio, denominado ataque inicial, la responsabilidad sobre las tareas de control del fuego recae en la autoridad jurisdiccional de ese territorio. Dentro de sus funciones está incluso la de recurrir al uso de medios aéreos, siempre y cuando en su área existiera despliegue de ellos. Esta decisión y las novedades que se vayan produciendo deben ser informadas al Coordinador Regional. Esta primera fase implica solo la afectación de recursos locales, no obstante lo cual deberá dar alerta e informar a la Coordinación Regional sobre los recursos propios que están siendo empleados en la situación.

Segundo nivel: Actuación regional

En caso de que ante uno o más incendios, la autoridad jurisdiccional considere que su capacidad de respuesta se encuentra comprometida o agotada, puede solicitar apoyo a la Unidad Organizativa Nacional de Manejo del Fuego a través de la Coordinación Regional correspondiente. Producida esa situación, la Coordinación Regional arbitrará los medios para poner a disposición de la jurisdicción afectada, el personal, los materiales y los equipos que tenga a su alcance, provenientes de las demás jurisdicciones que integran la región.

Tercer nivel: Actuación extra regional

El funcionamiento operativo entrará en su tercer nivel ante siniestros de tal magnitud que por sus características, duración, complejidad o por la multiplicidad de incidentes, hayan superado la capacidad de respuesta de los medios empeñados en el combate del fuego. Ante esta situación, la Coordinación Regional solicitará a la Central Nacional que se afecten recursos extra-regionales, siempre con el acuerdo previo de las autoridades de la jurisdicción afectada. Esta solicitud deberá ser realizada exclusivamente por la Coordinación Regional a la Central Nacional, dando inicio así el nivel de actuación extrarregional.